Tarjetas de Crédito y Débito: Conoce sus Diferencias y Usos

Mi camino financiero icono tag

Cuando se trata de pagar tus compras, es posible que hayas escuchado sobre dos tipos de tarjetas: las tarjetas de débito y las tarjetas de crédito. Quizás te preguntes cómo funcionan y cuál es mejor para ti. Dicho de manera sencilla, cuando usas una tarjeta de débito, el valor a pagar se debita directamente de los fondos disponibles en tu cuenta de ahorros o corriente. Si usas una tarjeta de crédito, puedes realizar el pago sin contar con los fondos en ese momento, con la promesa de pago al banco cuando recibas tu estado de cuenta con los consumos.

Te lo explicamos más a profundidad a continuación.

Tarjetas de crédito

Imagina que estás haciendo una compra y tienes tu tarjeta de crédito a la mano. Al pagar con ella, no estás utilizando tu propio dinero, sino que estás pidiendo prestado ese valor al banco emisor de la tarjeta, con la promesa de devolverlo más adelante. Las compras puedes realizarlas en una sola cuota que se denomina pago corriente, o en cuotas con o sin intereses que se denomina pago diferido. Para acceder a una tarjeta de crédito, el banco evaluará tu historial financiero y asignará un cupo máximo, el mismo que estará definido por el banco según la capacidad de endeudamiento de cada persona.

Beneficios

Uno de los beneficios de esta tarjeta es que permite una flexibilidad de pago mes a mes. ¿Cómo funciona? El banco registra todos los consumos mensuales realizados con tu tarjeta y te envía un resumen mensual, conocido como estado de cuenta, con el detalle de tus compras y los montos a pagar. Las tarjetas de crédito permiten el pago de estas cantidades de dos formas.

Forma de Pago

Puedes realizar el pago total de tus consumos mensuales, con el cual no generas ningún interés. Por otro lado, el pago mínimo implica cancelar un valor sugerido por el banco, que es un porcentaje del total de tu deuda. Al optar por el pago mínimo, se generará un interés sobre el saldo restante. También es importante mencionar que puedes elegir diferir tus saldos, lo que consiste en cancelar tu deuda en varios meses, con o sin intereses. Este beneficio te permite hacer consumos importantes y diferirlos para poder pagarlos poco a poco. Usar tu tarjeta de crédito de manera responsable puede ayudarte a construir un buen historial crediticio, lo que puede ser útil para obtener beneficios financieros en el futuro.

Tarjeta de crédito del Banco Guayaquil Tarjeta de crédito del Banco Guayaquil

Al revisar las tarjetas de crédito, podemos ver que no utilizan el saldo que mantienes en tu cuenta de ahorros o corriente, sino que funcionan como un préstamo que puedes pagar mes a mes. Ahora analicemos qué es un tarjeta de débito y cómo funciona.

Tarjetas de débito

Esta tarjeta es un instrumento financiero que está vinculado directamente a una cuenta bancaria, ya sea de ahorros o corriente. Con ella, puedes realizar compras y retirar efectivo de cajeros automáticos. Pero si hay algo que podemos destacar de esta tarjeta es que es como usar efectivo sin necesidad de tenerlo a la mano.

Beneficios

Al realizar una compra en cualquier comercio, la tarjeta pasará por un dispositivo y el débito se realizará automáticamente del saldo de tu cuenta bancaria. Si cuentas con una Mastercard Debit, otra forma de usarla sería a través de tu billetera digital, ya sea desde tu Iphone o Android, es decir, sin necesidad de tener la tarjeta física, solo con tu celular.

Para acceder a una tarjeta de débito, solo necesitas tener una cuenta de ahorros o corriente, y el banco te la otorgará automáticamente. Esta tarjeta te permitirá tener un mayor control sobre tus gastos, ya que solo podrás gastar el dinero que tienes en tu cuenta, lo que reduce las posibilidades de endeudarte. Además, no tendrás que preocuparte por pagar intereses.

En conclusión, ambos tipos de tarjeta son unas herramientas para el manejo de tus finanzas y tienen sus ventajas y desventajas. La elección entre una tarjeta de crédito o débito dependerá de tus hábitos de gasto y tus necesidades financieras. ¡Recuerda siempre usarlas de manera responsable!

Etiquetas

Tarjetas de CréditoEducación Financiera